Preparar un Gran Viaje

Lo primero, si estás planteándote hacer un gran viaje, sería decirte que dejes de leer sobre el o los países a visitar, pues la mayor parte de las páginas y guías focalizan demasiado o dan demasiada importancia a los prejuicios y los miedos de las personas que los escribieron. Lo mejor es partir de lo que dice la gente que ya está viajando y su continuo les enseña y la premisa es: “Todo va a salir bien” y “el viaje proveerá”. 

Las cosas cuando estás viajando sin miedos, salen. Sin más, salen bien, porque nuestros miedos suelen ser el condicionante principal para que algo bueno no nos ocurra. Sin ese lastre, las cosas tienden a salir lo mejor posible. Una vez entendido eso que, a mi parecer, es lo principal, podemos empezar a preparar un gran viaje:

Supongo que ya habrás decidido dónde ir, sino, es fácil: Cualquier sitio en el que no hayas estado antes te enriquecerá como persona. Una opción práctica suele ser: cualquier lugar que no hayas estado antes y al que el vuelo sea barato. Hemos usado mucho esta opción en las vacaciones cortas de 15-20 días.

Y, recordad, la opción más simple siempre es la mejor (la que menos rompecabezas puede traerte a la larga).

Empecemos por UNAS NOCIONES BÁSICAS:

VISADOS:

Puedes informarte de los países que solicitan visado en el ministerio de exteriores de tu país (si eres de España haz click). Cualquier país que no requiera mucho trámite ni sea excesivamente caro, estaría bien para unas vacaciones cortas. Para un gran viaje, digamos que da lo mismo lo lioso que sea conseguir el visado. Si tenemos tiempo no tenemos problemas (es lo aprendes especialmente en África, tiempo gana a dinero en el juego de “tiempo, dinero o tijera”).

¿Si no necesitas visado en un país que aun no has visitado? estás tardando en ir a visitarlo. Si necesitas visado, entérate bien de los requisitos y dónde conseguir y los plazos y posibilidad de extensión de visado.

¿Ya tenemos el visado? vale, vamos al siguiente punto, como ir hasta allí.

TRANSPORTE:

Salvo que seas un apasionado de algún tipo de vehículo, en el caso de Koldo Burgoa Comunión (quien escribe), la moto, y tu economía te lo permita; puedes optar por otras opciones; desde las clásicas: de autobús, tren o avión a las más ahorradoras: coche compartido (blablacar dicen que funciona muy bien pero yo no lo he probado aun) o autostop (esta opción si la he probado, con Gosia Moskala, tanto en Rusia y Europa, como en los Balcanes y el Oeste de África y funciona de maravilla). hay páginas de ayuda a los autostopistas, sobre todo novatos, como la hitchwiki que son muy interesantes.

Una vez que tienes un billete de avión, un pulgar en alto (si tu opción ha sido salir desde el arcén más cercano a tu casa haciendo autostop), o tienes el vehículo listo, ya puedes empezar a pensar que más hace falta en un viaje.

Si tu viaje es “Un Gran Viaje”, yo evitaría en la medida de lo posible el avión. Todo el mundo va callado, a lo sumo conoces solo a quien está al lado y, además, te pierdes paisajes, olores, gente y comidas de los países o zonas geográficas que están pasando por debajo de tu culo apoltronado.

ALOJAMIENTO:

En esto hay un mundo de posibilidades, el clásico: de pago por alojamiento (léase un hotel, hostal, albergue o B&B). Pero hay opciones mucho más interesantes tanto de pago como gratuitas desde el punto de vista del viaje como experiencia. Ahí entrarían las de gente que te alquila una habitación en su casa, con lo que tienes la posibilidad de ver como viven, aunque sigue teniendo una repercusión negativa en tu viaje pues te resta de alargar tu periodo de viaje por el gasto de alojamiento. Y las otras opciones para mí mucho más interesantes: páginas donde la gente te aloja por el hecho de querer conocerte y compartir la experiencia enriquecedora de tener un viajero en casa con quien aprender y compartir muchas ricas experiencias y anécdotas, tipo bewelcomecouchsurfing, warmshowers(principalmente para ciclistas) u otras parecidas. Gosia y yo hemos tenido más de 200 personas en mi casa y nadie ni nos han robado ni violado, ni nada por el estilo (por solventar las estúpidas preguntas de un plumazo) y lo hemos usado casi otras tantas para viajar, creo que unas 180 veces. Y todas han sido buenas experiencias. Lo peor ha podido ser cuando no había mucho en común ni mucho de lo que hablar. Eso es lo peor que puede pasarte hasta donde yo sé y siempre usando todo con cierta precaución.

Otras páginas también muy interesantes cuando estamos haciendo o proyectando un gran viaje son las que pueden permitirnos tomarnos unas vacaciones de nuestras vacaciones. Es decir hacer un más prolongado alto en el camino. La gente que lleva viajando mucho tiempo coincide en que estando cambiando de lugar todo el tiempo la cabeza se satura por la cantidad de nueva información que está procesando a cada momento. Digamos que es, en cierto modo, como volver a la infancia y reaprender por entero nuestro cambiante y novedoso entorno. Por eso, se hace imprescindible hacer paradas más largas en ciertos momentos del viaje.

Para esto, hay varias opciones, desde las más “vacacionales” hasta las más “altruistas”. A nosotros cualquiera nos valdría, depende qué nos pida el cuerpo en cada momento o en cada parte del viaje. Estas páginas son aquellas en las que la gente pide personas voluntarias para desempeñar una tarea o trabajo durante (máximo) 4 horas diarias y, a cambio, te ofrecen alojamiento y comida (en algunos sitios también nos han dicho que les dieron cervezas, etc.). Es una buena opción porque pese a que el trabajo físico pueda cansarte, resulta muy beneficioso para tu mente centrarla en algo y llevar una rutina durante algunos días o semanas. Además, dejándote tiempo suficiente para visitar los alrededores del lugar, escribir, leer, o enmaquetar tu trabajo (vídeos, blogs, imágenes, fotos…) de viaje.

Estas páginas son, entre las “vacacionales” conozco de oidas Homesitting  y entre las otras, más “altruistas” por ser servicios en ecogranjas, ONGDs, etc workaway, helpx que deben funcionar muy bien. Aunque como todo, siendo un poco tonto, puedes tener una mala experiencia. Pero es improbable, como todo, cuando estás viajando.

EQUIPAJE:

Volviendo a los lemas de “la opción simple siempre es la mejor”, “todo va a salir bien” y “el viaje proveerá” y teniéndolos muy en cuenta cuando vayas a preparar el equipaje, estás preparado para hacer la mochila. Sí, sí, nada de troleis: MO-CHI-LA. Bueno, salvo que vayas en moto que no te queda más narices que meter con calzador todo como puedas entre dos o tres maletas que puede llevar la moto (con su correspondiente mochila en su interior).

¿Por qué una mochila? es más simple y sencilla de llevar sobre cualquier terreno.

¿Si todo va a salir bien y el viaje va a proveer qué necesitas realmente? NADA. O lo más cercano a nada que sea posible meter en una mochila.

Todo viajero, TODO, empieza cada viaje con más de lo que necesita. En saber deshacerse del peso muerto que lleva en su espalda a tiempo, reside la inteligencia y la garantía de no acabar con la espalda jodida innecesariamente. Por lo tanto, en la ausencia de peso innecesario, reside la clave del éxito de un viaje. ¿Por qué? El peso causa cansancio y a su vez frustración que, a su vez, generan, mal humor y decepción; lo cual, empieza a traer malos pensamientos, no dejándote ver nuestras premisas: “todo va a salir bien” y “el viaje proveerá”. Pero ¿si el viaje proveerá para que voy a llevar unas planchas de pelo si la gente las tiene en casa y si no es en una será en la otra que visite después? Entonces nos vuelve la otra premisa: “La opción más simple es siempre la mejor”. No lleves planchas de pelo, ni libros, ni tres pares de zapatos ni ropa para un mes. Hay lavadoras, libros y planchas de pelo o peluquerías tan baratas por todo el mundo que la carga de ese peso no merece la pena.

Ya, ya…¿ Y qué para con los zapatos? Pues que no vas a pasarelas de moda, ¿no? ¿No estábamos hablando de una gran viaje? Si realmente necesitas llevarte tres pares o mas de zapatos, estás en una imperiosa necesidad de empezar a viajar y conocer mundo y estilos de vida. Más de la mitad de la población va descalza o en chancletas y no mueren por ello.

Hasta ahora en 8-10 kilos de mochila nosotros hemos hecho todos nuestros viajes de dos meses hasta ahora por cualquier sitio. Y diez, solamente ha llegado a pesar, porque teníamos que meter el ordenador y la cámara reflex, además del disco duro y el ratón más cargadores, para poder documentar el viaje. Sino, con 6 kilos seguramente, sería más que de sobra.

SEGURO DE VIAJE:

¿Sí o No? Bueno, depende… como todo en esta vida. Si viajas por Europa siendo Europeo, no. Con la Tarjeta Sanitaria Europea te vale y te sobra. Si vas a irte a otro sitio, sobre todo cuanto menos occidentalizado esté, pues puede ser muy recomendable. Sobre todo porque aquí tenemos el concepto de la sanidad gratuita universal metido en la cabeza. Pero, por ahí, te van a clavar la de dios en una clínica privada. Y en una pública, depende el tipo de accidente o dolencia que tengas, probablemente no tengan los medios ni medicamentos necesarios. También es interesante hacerse un seguro, por si en un extraño caso, necesitas ser evacuado del país en caso de enfermedad o lesión grave.

Hasta ahora, pese a hacerme un seguro cada año, no lo he utilizado nunca ¿Por qué? Porque en un viaje “todo va a salir bien”… pero, no obstante, ten en cuenta que un seguro de viaje (entre 100 y 600 euros los tienes) no es tan caro como pagar 100 euros al día en una clínica privada en el extranjero o 1000 o más por un avión antes de fecha para poder volver a tu país a tratarte de alguna enfermedad o dolencia grave.

CONCEPTOS AVANZADOS:

Bueno, tras esas nociones un tanto básicas, vamos a meternos con cosas mas complejas. No sé si llamarlo consejos porque realmente es mi particular visión de cómo son los viajes y para qué, y cada cual puede

CON QUIEN VIAJAR:

Bueno, yo (Koldo), antes de conocer a Gosia, hubiese dicho que un gran viaje siempre debería hacerse sólo porque es el modo en el que siempre se intenta interactuar con mayor número de gente y como más abierto se está a cualquier experiencia del tipo que sea que se presente. Con lo cual más te enriquece.

Bueno, sigo pensando que como sólo no se viaja con nadie. Además, me parece mucho más seguro, pues ni dependes de nadie, ni tienes que tomar decisiones en ciertos momentos contando que hay otra persona contigo. Sin embargo, hay algo muy interesante de viajar en pareja, sobre todo si la otra persona también es una persona observadora y con intereses sociales y antropológicos, podréis compartir observaciones y llegar a conclusiones mucho más elaboradas sobre lo que tenéis alrededor.

Lo que definitivamente descartaría y, para mi lo descarto completamente, es viajar en grupo por diversas razones; de las cuales, voy a exponer tan solo unas y las dejo para reflexión de cada cual: Cuando viajamos en grupo nunca se pueden tomar decisiones sin perder un tiempo brutal, casi siempre o casi todo el tiempo, alguien se mea, tiene hambre o se le ha olvidado o necesita algo urgentemente o quiere mirar algún escaparate. Cuando se viaja con gente ya se tiene con quién hablar así que reducimos las interacciones con los lugareños. Cuando viajamos en grupo se discute. Cuando se viaja en grupo siempre hay el típico garrapata que o no sabe inglés, o no sabe qué hacer en cada situación, o no se atreve a decir las cosas, etc. Por favor: “Lo más simple siempre es mejor”. Y ¿qué es más simple que un número reducido de personas? Seamos fieles a los tres mandamientos… jajaja. si necesitas amigos: “El viaje proveerá”.

Y dentro de este apartado sería bueno un CON QUIEN NO VIAJAR: Yo, personalmente, me niego a viajar con gente que ve problemas y peligros constantemente a cada paso y con gente que atrae a esos problemas fruto de su miedo interior. Igualmente, tampoco viajaría nunca con gente dependiente, ni con gente criticona que merma tu energía y la suya chismorreando sobre todo lo que le rodea y recordando lo bien que se come en casa y lo bonito que es su país.

¿CUÁNTO PUEDE COSTARME UN GRAN VIAJE?

Puede costarte entre poco y nada, o una fortuna. Depende de todo lo que quieras hacer durante tu Gran Viaje. Depende de tus prioridades y tus habilidades no-consumistas, como ya concluimos hace años al acabar nuestro viaje en autostop por Rusia e hicimos un análisis de los gastos.

Como Pubs y discotecas, zoos y parques naturales y cualquier tipo de actividad de pago tenemos en nuestro entorno, en Bilbao, es obvio que no viajamos para hacer esas cosas que podemos hacer en casa.

Para nosotros la prioridad es conocer las diferencias, entender los entresijos culturales, formas de comportamiento, ver los paisajes, comer sus comidas y beber sus bebidas. Mimetizarnos con las familias que nos acogen y el entorno. Ser, sin ser, una más de ellas. Si este es el plan, el viaje puede salirte realmente barato y, además, vivir una gran experiencia. Eso no quita que salgas de fiesta en algún sitio alguna vez, o que te tomes unas cervezas cada día. Salvo en Europa, Estados Unidos y Australia, por mencionar algunos países, no son nada caras.

De todas formas yo distinguiría varios tipos de viajeros por presupuesto de persona/día:

0-15 euros: Viaje Low Cost. Suelen ser los más nutritivos en cuanto experiencias interpersonales. Sobre todo porque en muchas ocasiones toca buscarse la vida. No puedes coger hoteles porque se escapan de presupuesto, vives con familias locales. Comes lo que comen ellos, usas su transporte cuando no el autostop. En general, es una Experiencia con mayúsculas.

15-30 euros: Te da un margen mayor, puedes sacrificar alojamiento o transporte, porque para ambas opciones de pago es difícil que te llegue, sobre todo, si además tienes el insano vicio de comer y beber todos los días. Reduce un poco la dependencia de la hospitalidad y dadivosidad local; eso merma un poco la experiencia  con gente local (para mi lo más importante), pero aumenta tu intimidad y tiempo de introspección. Que tampoco está nada mal, sobre todo si viajas en pareja.

30-70 euros: Esto empieza a salirse de la tónica viajera aventurera, salvo que tu opción de viaje haya sido en transporte privado. Esa gente empeñada en usar su 4×4, moto o caravana o furgoneta, para la que tendrán que dedicar una parte importante del presupuesto diario para gasolina, alojamiento, comidas y mantenimiento del vehículo en sí.

Otra opción es que estés viajando por países occidentalizados, con precios altos en casi todos los ámbitos, y pese a una buena oferta hostelera, siempre quieras pagar u hospedaje o alojamiento. Por Europa tu presupuesto, salvo que hagas autostop y couchsurfing, rondará estas cifras como poco.

70-1000 euros: Debes estar usando hoteles, transporte público y taxis, y comiendo en restaurantes a diario. Creo que has dejado de viajar para hacer turismo viendo monumentos y poco más. No es mala opción , pero no considero que eso sea viajar, salvo que lo llamemos viaje de lujo y el objetivo sea muy diferente al de conocer la cultura visitante. Vamos que salvedades aparte, si llevas un mes entero en estas cifras, “has cambiado tía… tú antes molabas!”

¿CUÁNDO EMPEZAR UN GRAN VIAJE?

La eterna duda. Mejor ponte una fecha para mandar todo al garete, curro, familia, amigos y estado económico de tu país. Y, en el momento que tomas esa definitiva decisión, ¡empieza Tu Gran Viaje!

Ahora, sea lo que sea no puedes echarte atrás. Mucha gente se ha arrepentido de lo que no ha hecho en su vida o de lo que dejó de hacer por haber tomado la decisión de hacer la segunda mejor opción. Pero muy poca gente se arrepiente de lo que sí ha hecho.

¡atrévete!

En nuestro caso, nuestro gran viaje, el más grande hecho hasta ahora empezará en septiembre del 2016. Empezaremos a dar una vuelta al mundo (por llamarlo de alguna manera), sin prisa. Dos años como mínimo. Dejaremos nuestros puestos de trabajo fijo de profesor, la casa de alquiler bajo y demás comodidades, para embarcarnos en esta aventura.